LlamarComprar

Ya nadie se acuerda de que fue un cine

 

 

Por Antonio Castro, Cronista de la Villa

Durante el siglo XX algunos teatros madrileños se pasaron temporal o definitivamente al cine mientras que unos pocos cines se decidían a ofrecer de vez en cuando temporadas teatrales. Que un cine cuajara como teatro era bastante difícil. El cine Amaya nunca fue teatro hasta el año 2003 y, desde entonces, no es otra cosa. Para los aficionados parece que siempre lo ha sido aunque muchos dudaron del éxito de su transformación aduciendo la dificultad tan tópica de “estar alejado del centro”. Quince años han bastado (recordamos que hay una decena de teatros con más de cien años de existencia) para que el Amaya tenga su lugar propio en la cartelera madrileña. Un sitio que se ha ganado a pulso con trabajo continuado y con la colaboración de artistas como Arturo Fernández, María Fernanda D’Ocon, Andoni Ferreño. Carmen Conesa, María Luisa Merlo, Luis Cisneros, Kiti Manver. Miguel Solá, Blanca Oteyza… Directores de la talla de Ángel Fernández Montesinos, Juan Carlos Rubio, Juan Carlos Pérez de la Fuente, Francisco Vidal, José Troncoso, Víctor Conde o Pilar Massa han firmado algunas de las producciones de más éxito. Solo con rigor y con los mejores profesionales, un antiguo cine que se convirtió en teatro ha hecho olvidar su pasado y se encuentra ante un espléndido futuro.

P.º del General Martínez Campos, 9

+34 91 435 6835

+34 91 593 4005

info@teatroamaya.com

5 + 13 =

APOYO INSTITUCIONAL

COLABORADORES

Subscribete a nuestro Newsletter

Subscribete a nuestro Newsletter

Recibe nuestras ultimas actualizaciones, ofertas y recomendaciones

Gracias por subscribirte